NAMASTÉ

«Ya no es, creo que está en un sitio mejor». La mujer de la India era menuda, de ademanes solmenes, el pelo cano atado en una cola y semblante más bien serio aunque cuando no la escondía lucía una increíble sonrisa. Nuestro encuentro fue fortuito, uno de esos regalos inesperados con los que la vida... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑